Shipo Mabuse / The Boyoyo Boys – Singles – Important Records & RCA Victor

Sipho “Hotstix” Mabuse nació en Johannesburgo el 2 de noviembre de 1951 Después de abandonar la escuela en la década de 1960, Mabuse comenzó su carrera en el grupo de alma africana los batidores a mediados de la década de 1970. Después de una exitosa gira de Zimbabwe cambiaron el nombre del grupo al Harari. Cuando regresaron a su tierra natal en Sudáfrica comenzaron a dibujar casi exclusivamente en el funk al estilo americano, el soul y la música pop, cantada en zulú y sotho, así como Inglés. También ha grabado y producido por, entre otros, Miriam Makeba, Hugh Masekela, Ray Phiri y Sibongile Khumalo.

Mabuse es responsable de “Burn Out” en la década de 1980, que vendió más de 500.000 copias, y el gigante (Disco shangaan) éxito de finales de 1980, “Jive Soweto”.

Su hija es la cantante Mpho Skeef.

Mabuse regresó a la escuela secundaria a la edad de 60, de completar su licenciatura en 2012 Declaró que tenía la intención de continuar a la universidad y estudiar antropología. El presidente Jacob Zuma lo elogió por dar “inspiración para todos nosotros por que nos muestra que uno nunca es demasiado viejo para la educación

tomadodelsiguientelink:http://en.wikipedia.org/wiki/Sipho_Mabuse?????????????????????????????????????????????????????????????? ??????????????????????????????? ??????????????????????????????????????????????????????????????Agradecimientos para Angel Correa Fontalvo “ANCO RECORDS” & Lain Dominguez Ospina en Barranquilla, Colombia

Crecencio Camacho – El Super Combo Curro / Monicongo prieto – PHILIPS MONO 6377023, Sonofiesta Barranquilla

???????????????????????????????

Crescencio Camacho: la música la llevo dentro y moriré con ella

Cientos de personas aplaudían eufóricamente a la orquesta. Aunque muchos de los más jóvenes no sabían quién era el cantante, disfrutaron igual que los mayores, quienes sí recordaron y bailaron la música de las Fiestas de antes.

Crescencio Camacho, a sus 87 años, sonreía como niño, recibía felicitaciones, y sudaba por el esfuerzo y las luces de la tarima. Su “toque” en la Plaza de la Aduana, en la noche de presentación de las candidatas al Reinado de la Independencia el 6 de octubre de 2005, había sido un éxito.

“¿Y eso me lo va a preguntar de último?”, me reclamó un mes después cuando, sentados en un muro del Parque Centenario, lugar de encuentro de los músicos populares de la ciudad, le contaba de qué íbamos a hablar en la entrevista, ansioso por transmitir la emoción que sintió esa noche. No recuerda con exactitud cuándo fue su última presentación en la principal plaza de Cartagena, pero sabe que fue hace varios lustros, “cuando el alcalde era Olegario Barbosa”.

Unos días antes participó en un conversatorio con otros músicos en el Museo del Oro, y estuvo como invitado especial a la ceremonia de lectura del Bando y del Acta de Independencia de Cartagena realizada el 11 de noviembre en la plaza de la Trinidad de Getsemaní, donde interpretó con su orquesta tres magistrales piezas festivas: Cariseco, Pie pelúo y El Cebú.

Las pequeñas integrantes de la comparsa “Fantasía marina”, estudiantes de la institución educativa José de la Vega, bailaron al son de la agrupación, y  los folcloristas homenajeados Lourdes Murillo y Juancho Sierra cerraron con su danza la significativa ceremonia.

El cantante de dos de las orquestas cartageneras más exitosas de las últimas décadas, las de Pedro Laza y Rufo Garrido (ya fallecidos), siente que por fin, después de tantos años de olvido, lo reconocen en su tierra.

Y no es para menos: en Barranquilla, por ejemplo, algunas emisoras hacen “mano a mano” entre él y otros cantantes destacados como Tony Zúñiga. “A veces me gana él, a veces le gano yo”, afirma, y mientras en Cartagena hace “bailecitos por los barrios”, de la capital del Atlántico lo llamaron para presentarse en el estadio Romelio Martínez y en una caseta en los próximos días.

“En Barranquilla me han atendido bien, me están llamando a cada rato, le agradezco mucho a esa ciudad, igual que a Sincelejo”, dice con algo de nostalgia.

El investigador musical Emery Barrios, estudioso de la obra de Laza, Garrido y Clímaco Sarmiento, músicos homenajeados este año en el marco del proceso de Revitalización de las Fiestas de Independencia, lo ratifica: “En los carnavales de Barranquilla, un amplio sector escucha a Lucho Pérez (La cadenita, El montón, El getsemanicense), Rufo Garrido (Suenan los tambores, La palenquerita, Que toque Rufo, El buscapié)… en Cartagena se escuchaban también en otras épocas del año, temas como Conchita, de Clímaco Sarmiento, La Cigarra, La Vaca Vieja, y se combinaba con lo nuevo”, recuerda el investigador.

Con el tiempo, y con lo que Barrios llama la “chabacanización de la F.M.”, se comenzaron a promocionar temas y géneros “que los dueños de las emisoras consideraran que podrían atrapar o ir preparando a una especie de oyente consumidor. Y después vino la ‘payola’: hasta los consagrados tienen que pagar algo en dinero o en discos para que suenen sus temas en la radio” afirma.

“Aquí no hay alternativas, la gente oye lo que le ponen”, concluye Emery Barrios, quien el día de la presentación de la Orquesta de Crescencio Camacho y sus nuevos pelayeros daba vueltas por la plaza de la Aduana, preguntándole a sus conocidos qué les había parecido.

“¡Mira cómo sonaba eso ese día! Me pareció fabuloso, fue apoteósico ver a la gente emocionada con esos temas, aquella alegría…”, celebra Barrios.

La revisión de la música de estos artistas es necesaria, según el investigador, pues se trata de obras acabadas, importantes, innovadoras, que realzan los ritmos tropicales bebiendo de las fuentes del Caribe. “Por eso siguen y seguirán vigentes”, señala.

Las correrías musicales

Crescencio, el hijo de Rafael Camacho y Ana Isabel Olivo, nació en Villanueva, Bolívar. En su juventud, ayudaba a hacer bloques para construcción, y comerciaba con mulos y caballos en los pueblos vecinos.

Luego de prestar el servicio militar, formó un sexteto con Andrés Pedroza y otros amigos, donde cantaba y tocaba las maracas. “Pero no producía nada, negra, sino parranda y parranda, imagínese, y creciendo uno… y la vida…”, recuerda Camacho.

“Mi padre tenía una cantina en Villanueva y había un inspector de rentas al que le gustaba mucho el trago, mi papá le fiaba hasta que le pagaban el sueldo, y con esa amistad consiguió que me empleara de guarda en Santa Rosa”, cuenta.

Y se llevó la guitarra para acompañar su nueva vida. “Esa fue la perdición mía”, se ríe, “ahí con mis tonitos, serenateando, me conseguí a Esther Vivanco, la difunta, mi esposa. Una mujer bastante buena”.

El inspector de rentas que le consiguió el trabajo se mudó tiempo después para Santa Rosa, “y eso era ‘media’ aquí, ‘media’ allá, ahí nos desemplearon porque no estábamos cumpliendo con el horario de las visitas a las cantinas, sino bebiendo trago”. Y el desempleo lo trajo a Cartagena.

Tesca, zona de burdeles y cantinas, era el sitio del rebusque en esta, su nueva ciudad. Formó un conjunto con Pedro Batista y Nicolás Dávila, entre otros, y los días más esperados eran los de llegada de cruceros.

Aunque no recuerda fechas, sí recuerda que fue allí donde Pedro Laza lo oyó cantar y lo llevó a grabar en el estudio de Toño Fuentes. De esas épocas recuerda además a José Nicolás de Ávila, Lalo Orozco, Edrulfo Polo, Clímaco Sarmiento, Manuel Villanueva.

“Hicimos mucha música, todo lo que Laza grababa le pegaba porque había una acogida mundial del folclor de Pacho Galán y todos nos interesábamos en hacer un merecumbé superior al de él. ¡Y vendíamos discos!”, dice con inocultable orgullo.  Presume además de haber hecho los coros en las grabaciones que hizo El Jefe, Daniel Santos, con la orquesta de Laza.

Con Rufo Garrido comenzó a cantar en Sincelejo cumbias y porros. Camacho cantaba boleros en Montería con la orquesta Ondas del Sinú, y Garrido se lo llevó para la orquesta Danubio Azul de la capital de Sucre. En esa ciudad estuvo 12 años. De regreso a Cartagena, también grabó muchas veces con el saxofonista.

Los temas de Camacho

Entre los temas que grabó Crescencio Camacho con Rufo Garrido y su orquesta se destacan Que toque Rufoy Falta la plata (a dúo con el Pibe Velasco), Compadrito,Pachito te coge el toro, Catana, El queso, Cuando te vayas, No tengo la culpa, La carestía, La cumbiamba.

Con Orquesta de Pedro Laza y sus pelayeros: La boquillera, Cayetano Baila, La buchaca, Avelina, La pollerona, La calle, La negra caliente, El chicharrón pelúo, Miramar.

También es compositor de temas como Linda Trigueñita, Mona palenque, pero su faceta como cantante es la más exitosa: “su estilo de vocalización es especial, muy influenciado por los cantantes cubanos, lo de la repetición de términos, el soneo. Es uno de los cantantes más representativos de las dos orquestas”, afirma el investigador musical Emery Barrios.

“El éxito que he tenido yo ha sido interpretando canciones de otros compositores”, sostiene Camacho, y destaca dos que le han dado muchas satisfacciones: Falta la plata (cuando voy para el mercado, veo muchachas tan hermosas, que compiten con las rosas con frescuras y fragancias… yo soy Crescencio Camacho, un hombre muy popular, cómo sufren las mujeres cuando me oyen cantar”) y Compadrito (“solito tú me dejaste, solito tú me dejaste sin decirme adiós, he quedado solo y triste, he quedado solo y triste, mujeres del diablo son”).

Por regalías de estas y otras interpretaciones que inscribió en Acimpro, “cada seis meses recibo mis centavitos”, dice. Hace poco Sayco le otorgó una pensión de medio salario mínimo mensual.

“La naturaleza me ha dado un don que agradezco que es haber conservado mi voz y estoy todavía lucrando de ella. Con la fama que adquirí y con las grabaciones sostuve a mi familia, hice mi casita, levanté siete hijos”.

Los músicos ayer y hoy

“Las fiestas de antes eran unas fiestas muy chéveres, muy sabrosas, había un entusiasmo… toda Cartagena se movía. Ahora son por allá por la avenida Santander, pero antes lo vivía uno por todas partes porque había máscaras, maicena, fandango, mapalé, trabajaba uno más”, recuerda Camacho.

Este año –afirma – “me ha gustado porque hubo una organización distinta, les han dado verdaderamente un revivir que hace tiempo no se veía en Cartagena”.

A propósito de la cercanía del Día del Músico que se celebra el 22 de noviembre, día de Santa Cecilia, patrona del gremio, Camacho se queja del abandono en que están los músicos cartageneros.

“La misa y la procesión en la Plaza de la Trinidad la hacemos con pequeños recaudos del sindicato de músicos. Estamos buscando un local para hacer la celebración, a veces la industria nos da las botellitas de ron”, dice, y remata: “la situación es precaria, no hay trabajo, no hay plata, no hay nada”.

Por eso anhela que esta presentación a lo grande en Cartagena no sea la última, y no pierde las esperanzas de que “haya quien patrocine eso”. Sigue ensayando con su orquesta, integrada por Fernando Almanza (Cantante), Julio Quiñónez (saxofón alto), Ciro Olascuaga (primera trompeta), Julio Arellano (segunda trompeta), Raúl Gallego (saxofón tenor), Andrés Ramos (percusión), entre otros talentosos músicos.

“Mi hija mayor cuando me ve salir me dice: -porqué no te quedas acá descansando, ya tú tienes tu jubilación. Ella cree que yo estoy cansado y que no puedo ganarme la vida”.

Camacho se siente todavía con muchas ganas y ya no toma ni fuma para cuidar la voz. Y afirma categórico: “¡Cómo voy a abandonar yo lo que me ha dado la vida! La música la llevo dentro y moriré con ella y con mis amigos”.

* Artículo publicado en El Universal el 20 de noviembre de 2005.

Tomado del siguiente enlace: http://ginaruz.wordpress.com/2012/09/29/crescencio-camacho-la-musica-la-llevo-dentro-y-morire-con-ella/

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Discos de 7″/ 45 / Singles: Africa, Salsa, Cumbia, Son Montuno, Tropical

1937436_10152708066172228_7003077864358487635_n 10354959_10152708065447228_5725697132001455675_n 10409470_10152708066307228_710603119679653939_n 10418926_10152708065742228_2021831450971554144_n 10478148_10152708065912228_7333590094687434417_n 10487232_10152708066862228_2519157330538387290_n 10505515_10152708066122228_9195860161690461069_n 10514458_10152708066472228_3874217198604724985_o 10552364_10152708066502228_6451981355144025396_n 994107_10152708066387228_4746885258300163724_nCAMISETAS Y MINI REPLICAS PICOTERAS
TALLAS S,M,L & XL nuevos Motivos
Interesados: fabianaltahona@hotmail.com10514471_10152708042347228_1666672044012913408_n camiseta pequeño galia ref africano ref sovietico10253324_10152304919568908_1056570020_n 10250667_10152304919563908_1039273046_n 10249054_10152304917048908_1998317252_n 10249003_10152304917033908_307053849_n 10255703_10152304917038908_53151196_n 10169085_10152304917043908_1864875294_n 10153561_10152304919558908_1229898362_n